Hipérbole

Origen

del latín hyperbole, y éste, del griego hyperbolé; hiper, "más allá", y ballein, "arrojar".

Explicación

Aumentar o disminuir excesivamente la verdad de aquello de que se habla. Se trata de un efecto natural de la viveza de la imaginación, del entusiasmo y de las pasiones.

Ejemplo

" ...Erase un hombre a una nariz pegado... ". [De QUEVEDO, Francisco]

Nota

El léxico mismo de las variadas lenguas, tanto muertas como vivas, abunda en hipérboles, creadas no sólo por los autores y escritores, sino también por el pueblo al querer expresar su admiración, ponderar la bondad o la maldad de las personas o cosas, etcétera.

En nuestra lengua figuran, entre otras muchas:

  • "comerse los codos de hambre";
  • "no tiene dónde caerse muerto".

Si es norma evidente ajustarse a la rigurosa verdad, no se falta a ella en las exageraciones "de convenio"; es decir, admitidas y usadas hasta en la conversación:

  • "más ligero que el viento".
ℊd☈ipσl∣Liτεrατμx•cσm